Cómo limpiar un toldo en 5 pasos

Tener un toldo, ya sea de terraza o de jardín, es una gran ventaja para poder disfrutar de ese espacio. Incluso los toldos de ventana son perfectos para poder mantener una temperatura adecuada dentro del hogar y evitar los rayos de sol. Para mantenerlo como nuevo hay que tener unas rutinas de limpieza, pero ¿sabes cómo limpiar un toldo?

Tanto si te estás planteando instalar uno como si ya lo tienes y quieres limpiar el toldo de manera correcta, te vamos a dar los pasos y varios consejos clave para que sepas cómo limpiar un toldo de manera correcta, ¿te apuntas?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el toldo tiene dos partes diferenciadas y hay que cuidar de ambas para que se mantenga como nuevo durante muchos más años. La primera sería la parte de la lona y la otra la metálica, ¡vamos a ello!

Cómo limpiar la lona de un toldo

Esta sería la parte principal en la que nos puedes surgir más dudas a la hora de saber cómo limpiar un toldo de manera adecuada, pero realmente es mucho más sencillo de lo que parece y solo tienes que seguir 5 sencillos pasos.

1. Preparar una mezcla de agua y jabón

Lo primero que tendemos que hacer es una mezcla de jabón con agua templada, de este modo la suciedad saldrá mejor que con agua fría. Con un jabón neutro o el jabón que tenemos por casa para lavar los platos es suficiente.

No tienes que usar otro tipo de productos abrasivos que puedan perjudicar al material de tu lona y que, de ese modo, acorte la vida útil de tu toldo. No obstante, muchos fabricantes y siempre dependiendo del material del que esté fabricada tu lona, incluirán en las instrucciones un apartado que seguramente te indique cómo limpiar el toldo.

2. Pulverizar la mezcla por la lona

El siguiente paso es meter esa mezcla en un pulverizador y repartirla por toda la superficie, preferiblemente la cara exterior. Para llegar a todas partes de tu toldo de jardín o terraza seguramente necesites una escalera. En el caso de los toldos de ventana ten en cuenta que no puedes limpiar la cara exterior, así que hazlo por la interior.

Si no quieres comprar un pulverizador seguramente tengas en casa alguno de algún producto que venga en ese formato, solo tendrías que aclararlo bien para usar tu mezcla sin tener que gastar nada. Recuerda empapar bien el toldo con agua y jabón, especialmente si ves que en algún punto concreto hay alguna mancha. No utilices nunca pistolas de alta presión pues pueden dañar el material de la lona, pulverizando la mezcla conseguirás buen resultado.

3. Frotar la lona

Esta es una parte evidente para saber cómo limpiar un toldo, ¡siempre hay que frotar! Pero en este caso es importante tener en cuenta que tiene que ser con un cepillo de cerdas flexibles, si son muy duras corres el riesgo de que el material se dañe y se acabe rompiendo.

También es importante tener en cuenta la presión, aunque creamos que apretando más va a ser mejor, como suele ocurrir en cuestiones de limpieza, date cuenta que estás aplicando fuerza sobre una lona al aire sujeta por unos brazos, así que no apliques demasiada porque aunque la estructura sea muy resistentes podrías provocar una avería.

4. Aclarar la lona

Ahora que ya casi saber cómo limpiar un toldo, tienes que saber que esta es la parte más satisfactoria. Hay que aclarar todo el jabón y el agua que has aplicado, la mejor manera es con la manguera de jardín pero con baja presión. De este modo, el agua con jabón y la suciedad desaparecerán con el agua limpia, ¡verás que el resultado es muy satisfactorio!

Si no tienes una manguera puedes llenar el cubo de fregar e ir tirando el agua limpia poco a poco para saber por dónde tienes que ir quitando los restos de jabón. Es muy importante que dejes la lona muy bien aclarada para que el jabón acumulado no deje manchas.

5. Dejar secar el toldo

Esta es una cuestión más que fundamental cuando hablamos de cómo limpiar un toldo, hay que dejar que se seque completamente antes de recogerlo pues, de no ser así, la lona puede sufrir daños. Nunca es recomendable guardar cosas húmedas porque se puede crear moho que acabe por estropear todo el buen trabajo previo que hemos realizado.

¡Ya sabes cómo limpiar la lona de un toldo! Pero todavía queda por saber un pequeño detalle para tener tu toldo reluciente y te llevará poco tiempo.

Cómo limpiar los brazos de un toldo

Tanto los brazos como la estructura de un toldo son de metal por lo que lo fundamental a conocer en este caso pasa saber cómo limpiar el toldo es que no debes usar estropajos. Con ellos, además de limpiar, puedes arañar la superficie y dejar marcas permanentes en tu toldo. Con la mezcla de agua y jabón y un paño de fibra o una esponja no abrasiva puedes limpiar el metal sin problema alguno y luego aclararlo para que quede reluciente.

¡Ya sabes cómo limpiar un toldo de manera sencilla! Ahora que descubres que es muy sencillo seguro que te apetece disfrutar más de tu jardín gracias a él, ¿no es así? Revisa los toldos de aluminio en alsol-espana.es y disfruta de una temperatura adecuada todo el año, ¡te encantarán!